También en

logo mci
logo aop
banner feder

Villa de Santa Rosa (Córdoba, Córdoba)

Otras denominaciones

 
 

Localización

Municipio
Córdoba

Provincia
Córdoba

Dirección
Se trata de dos solares: a) El sótano del edificio ubicado en las calles El Algarrobo números 4, 6, 8 y 10 y Cronista Rey Díaz número 3 de Córdoba; b) El espacio que hace esquina entre las calles El Algarrobo y Los Chopos, conocido como Manzana de Banesto.
 
 

Imágenes

 

 

Investigación

Cronología

Construcción: principios del s. IV d.C. / Abandono: primera mitad del siglo V d.C.

De interés

  • El polícromo mosaico de tema marino que decora la fuente octogonal del peristilo donde se representan especies características de las costas mediterráneas como gambas, cigalas, lisas, pargos, besugos, ureles, morenas, congrios, caracolas, estrellas y erizos de mar. A su vez entre los peces se representan diferentes trazos sinuosos que vienen a emular el constante movimiento del agua. La poca profundidad que presumiblemente debió tener la fuente permitió que el espectador disfrutase de una mayor visualización del mosaico; a la vez el ondulante movimiento del agua y los continuos reflejos lumínicos seguramente terminaron dotando de un halo de vida a la inerte fauna, creándose una fingida realidad del mundo marino.

Descripción

Durante los años 2003-2004 se llevaron a cabo excavaciones arqueológicas en dos solares muy próximos entre ellos, ubicados a unos 650 metros aproximadamente al noroeste de la antigua Puerta Osario (situada en la muralla septentrional de Colonia Patricia) y al Este de la vía conocida como Camino del Pretorio.

En el primero de estos solares, situado en las calles El Algarrobo números 4, 6, 8 y 10 y Cronista Rey Díaz número 3, se exhumó una serie de estancias perteneciente a lo que fue interpretado como una suntuosa villa suburbana. Entre estas dependencias destaca, en primer lugar, un controvertido peristilo de galería octogonal que está pavimentado con un mosaico en el que se alterna la bicromía y la policromía, y donde son representados una serie de motivos geométricos y florales. La zona central y abierta del peristilo presenta una fuente central octogonal, en cuyo interior se dispone un fascinante mosaico polícromo en el que encontramos representado una diversidad de especies marinas de nuestra costa mediterránea. Este pequeño, pero escenográficamente llamativo peristilo, está presidido en su flanco Sur por un amplio triclinio absidiado, pavimentado con un lujoso opus sectile elaborado con mármoles de colores procedentes de distintas canteras del Imperio.

Por su parte el flanco Oeste del peristilo lo ocupa, en primer lugar, un tablinum, el cual se encuentra pavimentado con un mosaico que presenta dos tapices yuxtapuestos. El primero de ellos, que ocupa gran parte de la habitación, tiene como emblema central una figura masculina identificada como Aion, el dios de la eternidad. Este emblema central se encuentra flanqueado por una la representación de las Estaciones y por cuatro escenas de animales tratadas con vivaz realismo. Todo el tapiz se complementa con múltiples motivos geométricos. El segundo de los tapices, situado al fondo de la habitación y más estrecho, se caracteriza por su decoración geométrica bícroma compuesta de líneas alternas de rombos y hexágonos adyacentes. Posiblemente sobre este segundo tapiz se dispuso el mobiliario de la estancia.

Al Norte del tablinum se sitúa la conocida como sala de la crátera. Se trata de la única estancia que presenta un cierto aislamiento; a través de una antecámara que conecta directamente con el peristilo, se accedería a una estancia rectangular pavimentada con un mosaico geométrico con dos paneles yuxtapuestos. El manifiesto aislamiento que presenta este espacio respecto al peristilo ha llevado a interpretar la sala como cubiculum.

En la crujía Norte del peristilo se dispuso una gran estructura de planta rectangular recubierta con opus signinum. Esta estructura haría la función de ninfeo o estanque decorativo, ofreciendo en conjunto un telón escenográfico para la que quizás es la habitación más ostentosa del complejo: la gran sala de banquetes y representación, el gran triclinium absidiado.

En el segundo de los solares, situado en la calle El Algarrobo esquina con calle Los Chopos, se documentó otro peristilo. Éste ocupa un área de 138 m2, presenta una planta totalmente cuadrada y una amplia galería perimetral de 2,20 m. de anchura. La galería se pavimenta con un opus tessellatum donde se representan diversos esquemas geométricos en cada uno de sus cuatro flancos. En la zona abierta del peristilo se situó un llamativo juego de aguas con forma octogonal que ocupaba prácticamente la totalidad de la superficie, a excepción de las esquinas donde probablemente se dispuso algún tipo de atrezo para la vegetación como se acostumbra en este tipo de espacios. Alrededor del peristilo se disponían una series de estancias que presentaban un considerable grado de arrasamiento.

Las estructuras documentadas en ambos solares fueron interpretadas por sus excavadores como parte de una misma villa situada en el suburbio septentrional de Colonia Patricia. Sin embargo, en la actualidad la investigación arqueológica plantea la posibilidad de que puedan tratarse de domus suburbanas vinculadas al proceso de crecimiento que posiblemente experimentó la ciudad durante ese periodo.

Bibliografía